ArteLiteratura

William Blake y el metal

Seguimos repasando algunos de los momentos vividos en Zona de Libros, por ZONA LIBERADA. En esta oportunidad, hablaremos del poeta, pintor y grabador William Blake (Londres; 28 de noviembre de 1757 – ibídem; 12 de agosto de 1827), que es considerado uno de los máximos exponentes del romanticismo inglés, y uno de los ejemplos del “artista total”, dado el alto grado de relación que mantenía entre sus textos poéticos, sus pinturas y grabados. Tal es la relación que se hace difícil poder pensar algunas de sus obras sin tener en consideración las otras. Él mismo ilustraba sus propios libros, y también realizaba ilustraciones para textos bíblicos o de otros autores, como por ejemplo para “El paraíso perdido”, de John Milton.

La obra literaria de William Blake puede dividirse en dos grandes grupos: los libros “iluminados” y los libros “no iluminados”. Esta división surge de la temática abordada por Blake en sus obras. Los libros “iluminados” son los que hacen referencia a cuestiones místicas y religiosas, y los que nos interesa analizar aquí. Algunos de estos libros son: Todas las religiones son una” (1788); Cantares de inocencia” y El libro de Thel, (1789), “Canciones de experiencia”, (1794), y quizás el más famoso, escrito entre 1790 y 1793: “The Marriage of Heaven and Hell” (“El matrimonio del cielo y el infierno”).

Algunas de las frases que se pueden extraer de este libro son:

“Si las puertas de la percepción fueran limpiadas, todo aparecería ante el hombre tal como es: infinito.”;
“El camino del exceso lleva al palacio de la sabiduría.”;
“Una misma ley para el león y para el buey es opresión”.

Imaginemos que con estas palabras escritas en 1790, que se proponían invertir algunos de los paradigmas morales y religiosos de la época, William Blake no fue muy afortunado como artista. Tuvo que pasar más de un siglo para que la obra Blake fuera tomada en consideración como una de las más importantes del período romántico, tanto en literatura como en pintura y grabados. Y, cuándo no, el heavy metal se hizo eco de la obra del inglés y artistas disímiles dentro de la escena, como Bruce Dickinson, cantante de la banda inglesa Iron Maiden, y Ulver, banda noruega de black metal, han hecho sus propias adaptaciones de la obra de Blake.

En el año 1998, Bruce Dickinson, alejado de Iron Maiden, edita su quinto disco solista, titulado “The Chemical Wedding” (“La boda química”), en el que hace un repaso y una adaptación de la obra de Blake, y utiliza para la portada del álbum una de las obras creadas por el multifacético inglés, titulada “El fantasma de la pulga”.

También, en el año 1998 los noruegos Ulver lanzan su disco doble titulado “Themes from William Blake’s The Marriage of Heaven and Hell”. En él, van musicalizando partes de la obra de Blake, a medida que esta es leída/recitada por una voz femenina y una voz masculina. En este disco, Ulver se aleja de su tono black metal habitual para adentrarse en la experimentación electrónica.

Pueden acercarse a fragmentos de la obra de William Blake a través de este link, o consultar The William Blake Archive, en inglés.

Juan Alberto Crasci

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Coronavirus