Tecnología

Review Samsung Galaxy S10: con ONE UI 2.1 ¿ Es mejor compra que el s20?

El Galaxy s10 fue el smartphone de gama alta de Samsung en 2019. No obstante, gracias a múltiples actualizaciones, especialmente la de abril que permitió incorporar todas las novedades de los s20 y una importante baja de precio, lo colocan como una de las mejores opciones aún en este 2020, incluso por encima de los propios gama alta de este año.

Diseño: elegante, cómodo y premium

Desde la llegada del Galaxy s6, Samsung ha mantenido en un alto nivel los detalles en la construcción de sus equipos, dotándolos de materiales muy premium como el cristal y el metal, y han mejorado las sensaciones en mano generación tras generación. En este caso, el Galaxy s10, cuenta con cristal Gorilla Glass 5 en la parte trasera y aluminio en los bordes.

El equipo luce increíble, especialmente en los colores verde y azul, y se lo siente cómodo, ligero y agradable en mano. Todo se ve en gran calidad, con tolerancias excelentes, no se percibe ningún borde cortante ni mucho menos, todo lo contrario. Respecto a sus dimensiones el S10 mide 149.9 mm de alto x 70.4 de ancho x 7.8 mm de grosor. El peso de celular es de tan solo 157 gramos.

El único punto a considerar, es que puede resultar algo resbaladizo incluso con el protector (Case) que viene en la caja, por lo que se aconseja comprar otro de mayor calidad. En nuestro caso, compramos un case de la firma Ringke, particularmente de la línea fusión, que mejora mucho más el agarre, y aumenta mucho más la protección al equipo. Con ella nos sentimos más seguros, y ya no se nos resbaló mas en ningún momento. Además, sirve para no llenar de huellas la parte trasera y conserva su elegancia, ya que es transparente por la parte trasera. Se nos cayó por accidente desde 1 metro de altura, y resistió perfectamente.

El s10, cuenta con la certificación IP68, lo cual quiere decir que podremos sumergir el equipo hasta 1.5 metros de profundidad hasta 30 minutos.

El Galaxy S10 plus se muestra apoyado sobre la parte frontal en un ángulo, con gotas de agua por todas partes para representar su clasificación IP68 de resistencia al agua.

Destacar que el equipo viene con un film pre-aplicado al uso, que resulta práctico para proteger el celular de arañazos; no resulta incómodo, mantiene la sensibilidad táctil y funciona perfectamente con el sensor de huellas en pantalla del que hablaremos más adelante. Por mencionar un detalle, este film no logra proteger al 100% la pantalla, quedan los bordes en un 2% del frontal sin esta protección.

Pantalla: sobresaliente, la mejor que hemos visto en un smartphone

Deslumbrante, increíble, sensacional. La pantalla del s10, sin lugar a dudas es la mejor que hemos visto en todo los test que hemos realizado y otros equipos que hemos tenido la oportunidad de probar al menos unos minutos. Es bastante superior incluso a la del s9 que ya a priori era excelente.

El s10 cuenta con un panel curvo de 6.1″ con tecnología Dynamic AMOLED, resolución QHD+ (1440 x 3040) lo que nos otorga un máximo de 550 ppi y posee una relación de aspecto 19:9. Alcanza un brillo máximo de hasta 1200 nits, lo cual brinda una visibilidad excelente en exteriores, y su brillo mínimo es perfecto para una lectura sin molestias de noche. Además cuenta con la certificación HDR 10+, que permite aumentar ampliamente el rango dinámico, apreciándose un alto contraste, siempre que podamos reproducir contenido compatible. Añadir que la tasa de refresco es de 60 hz (lo cual equivale a una actualización de 60 veces por segundo), y nos hubiese gustado que en 2019 Samsung ya hubiese optado por unos 90 hz, aún sabiendo la penalización que ello supone sobre el gasto energético.

La pantalla del s10 cuenta además con la certificación “Eye Comfort” de TÜV Rheinland, lo cual significa que la pantalla del Galaxy S10 disminuye casi un 50 por ciento más la luz azul que las pantallas AMOLED anteriores, y más del 60 por ciento más que la mayoría de las pantallas LCD de smartphones, esto último sin aplicar ningún filtro de luz azul extra por software.

La luz azul se define generalmente como un rango de luz de alta intensidad y longitud de onda corta (380 a 500 nanómetros) en el espectro de luz visible.

Según la Royal Society Te Apārangi, una organización sin fines de lucro con sede en Nueva Zelanda, “la exposición adecuada a la luz del día, especialmente durante la mañana, es importante para sincronizar el reloj corporal circadiano, que puede afectar muchos procesos, incluidos el sueño, el metabolismo, la función inmune y hasta nuestro estado de ánimo”.

Sin embargo, se ha demostrado que, cuando se observa en la noche, la luz azul suprime la producción de melatonina (una hormona que regula los ciclos de sueño-vigilia) con más poder que otros tipos de luz, lo que afecta nuestra capacidad para dormir.

Además, está comprobado científicamente que la luz azul emitida por las pantallas de los dispositivos, puede generar degeneración macular permanente, la cual puede llegar a producir serios daños en nuestra visión. De ahí la importancia de esta certificación.

Por último destacar que viene recubierta con Corning Gorilla Glass 6 para una mayor protección contra caídas. Recordar que esta protección no es tan buena contra rayaduras, por lo cual recomendamos siempre mantenerla protegida con un film extra.

En cuanto a nuestra experiencia, notamos un nivel de detalle excepcional, sobre todo al seleccionar la resolución QHD+ (podemos elegir entre diferentes resoluciones, HD+, FHD+ y QHD+). La reproducción de colores también es muy buena y puede ser calibrada desde los ajustes, eligiendo por tonalidades más realistas o más vívidas, más cálidas o frías. Los ángulos de visión son muy buenos, con una distorsión del balance de blancos apenas visible desde los costados.

Los negros son muy puros, dada la naturaleza de la tecnología OLED, y los blancos resultan ser muy neutros, para tratarse de un panel con esta tecnología.

Lo único que podríamos mencionar, más bien como un punto neutro es sobre la pantalla curva. Luce muy bien, y tiene un efecto cascada llamativo cuando desplazamos el contenido hacia los costados. Sin embargo, los reflejos y la propia naturaleza de la curva, hacen que quizás no sea el mejor equipo para poder leer información, pudiendo resultar algo molesto en algunos casos. Y no, no hemos tenido el problema de toques falsos en los bordes curvos. Por ello, dado que tiene pros y contras, lo dejamos a gusto del usuario. En nuestro caso, preferimos un panel plano o con las mismas curvas sutiles de los nuevos S20.

Hardware: Exynos aún queda por detrás de Snapdragon

El Galaxy s10, incorpora el chipset Exynos 9820 (8 nm), con procesador Octa-core (2×2.73 GHz Mongoose M4 & 2×2.31 GHz Cortex-A75 & 4×1.95 GHz Cortex-A55) y GPU Mali-G76 MP12. Cuenta con 128 GB de memoria interna del tipo UFS 2.1 (nos hubiese gustado que sea 3.0) y 8 GB de memoria RAM.

Además, el Exynos 9820 incorpora avances en inteligencia móvil con una unidad de procesamiento neuronal (NPU) integrada, un componente que se especializa en el procesamiento de tareas de inteligencia artificial. Permite que el procesador realice funciones relacionadas con AI siete veces más rápido que su predecesor (S9).

Aclarar también que, a priori, este Chipset es suficientemente potente como para permitir grabar videos en resolución 8k. En el caso del s10 no lo hace por el hecho de que la resolución del sensor no es suficiente, por ello “solo” alcanza hasta 4k.

La experiencia con el hardware del equipo nos gustó mucho. Debemos decir que, dado que depende mucho de la versión de software, el test se realizó con la versión con Android 10 y la personalización ONE UI 2.1, la más actualizada. Con ella el sistema se comportó muy bien, las transiciones fueron en general ágiles, sin presentar demoras, ni trabas, ni lags, todo fue suave y veloz, algo para destacar especialmente en Samsung, ya que históricamente sus capas de personalización presentaban varios problemas en cuanto a fluidez y rendimiento.

Solo hemos detectado una baja en el rendimiento en algunas ocasiones puntuales cuando el teléfono se sobrecalentó mas de la cuenta. El tema del sobrecalentamiento ocurre en este equipo y más de lo que nos gustaría, es algo poco habitual, pero cuando se lo exige o hay alguna aplicación muy demandante puede suceder. La otra consecuencia del calentamiento es en una baja considerable de la batería.

En cuanto al rendimiento en juegos los resultados son, en general muy buenos, pero no llegan a ser sobresalientes. Incluso el Snapdragon 855 es superior en juegos respecto al Chispet Exynos, otorgando mayor tasa de cuadros por segundo en los más exigentes.

Al comienzo habíamos encontrados algunos lags en Asphalt 9, pero luego fueron inexistentes cuando pasamos al modo de alto rendimiento en las opciones de batería. En el resto de juegos, tales como Real Racing 3, Call of Duty Mobile, Need for Speed No Limits, los resultados están a la altura de un gama alta.

Por último, decir que al contar con 8 GB de RAM todas las aplicaciones se mantienen en memoria, y siempre sobra entre 3 y 4 GB de espacio. Esto último, nos hace pensar lo siguiente: ¿es realmente necesario tener tanta memoria RAM, especialmente en aquellos equipos actuales que cuentan con 12 o 16 GB?. La respuesta la dejamos a criterio del lector.

Conectividad, Sensores y Seguridad

El galaxy s10 viene dotado con prácticamente lo mejor que podemos esperar en este apartado, 4G+, Wi-Fi 6, dual-band, hostpot, bluetooth 5.0, A2DP, LE, aptX, USB tipo C, NFC, GPS, Galileo, Glonass y BeiDou.

La experiencia siempre fue perfecta, tanto con GPS como con bluetooth, emparejado con una Mi Band 4, la conexión es muy rápida. El alcance Wi-Fi también fue muy bueno incluso desde distancias lejanas al modem, esperable por ser un Wi-Fi 6.

Samsung anuncia el Exynos 9820: el posible chip para el Galaxy S10 ...

La cobertura de datos fue buena, aunque en este caso también depende de la prestadora del servicio.

Respecto a los sensores, cuenta con acelerómetro, giroscopio, barómetro, sensor de ritmo cardiaco y SpO2. Todo funcionó muy bien, y se nota la mejora en cuanto a la calibración de los mismos, siendo éste muy superior a los del s7 por ejemplo.

Respecto a los métodos de seguridad, el s10 cuenta con desbloqueo facial, el cual si bien no es del todo seguro, por ejemplo, como el de un iphone 11, es bastante rápido y efectivo. Lo único que podría mejorarse es el gesto en el cual, al levantar el teléfono, se enciende la pantalla y acto seguido se desbloquea mediante la cámara delantera. El tiempo que tarda en encenderse la pantalla es bastante más elevado de lo que nos gustaría.

Asimismo, cuenta con sensor de huellas ultrasónico debajo de la pantalla ubicado en la parte inferior. La ubicación, por el tamaño del equipo no está del todo mal, pero hubiésemos preferido que se encontrara un par de centímetros más arriba, ya que de ese modo sería más natural, sin forzar el dedo y que nos genere problemas traumatológicos a futuro.

Imagen ilustrativa de una huella dactilar de silicona segura.  La huella digital está en la placa lógica.

Respecto a su funcionamiento, si se coloca el dedo en su totalidad, en el lugar correcto, la efectividad es muy alta y la velocidad, sin ser de las mejores, adecuada. El problema es que, estando la pantalla apagada, encontrar exactamente la posición del sensor no siempre se acierta a la primera, y aún con la pantalla encendida si no presionamos bien con todo el dedo, podría fallar más de lo deseado.

Podemos decir entonces, que mayormente son problemas del usuario al no apoyar correctamente el dedo, pero que, al mismo tiempo, es una limitación del equipo al no contar con una superficie mayor para que el usuario no tenga justamente tantos fallos. Tener en cuenta que podemos configurar la pantalla para que mediante un toque se encienda y entonces podamos encontrar rápidamente el símbolo de la huella, pero lamentablemente esto demora más tiempo. Es algo útil, especialmente para cuando el teléfono está sobre una mesa.

Batería: el punto mas débil del s10

El s10 cuenta con una batería de 3400 mAh. En nuestras pruebas, alcanza para un día completo siempre y cuando no lo exijamos demasiado, sobre todo en juegos y usando intensamente la cámara. Si bien en 4G+ puede gastar algo más que en Wifi, no hemos percibido mucha diferencia.

Concretamente, en un ciclo de carga con uso normal-mixto Wifi y 4G+, sin jugar, llevábamos 5 hs de pantalla y aún restaba 28% de batería, por tanto podríamos superar las 6 hs de pantalla sí, insistimos, la exigencia no es demasiado grande. Aclarar que en ese ciclo de carga, el uso fue mayormente de whatsapp, una aplicación que no genera un gasto de batería importante. En promedio, con un uso más variado, utilizando la cámara, juegos u otras aplicaciones más demandantes, tendremos entre 4 y 5 hs de pantalla. Considerar también que en la resolución QHD+ gasta un poco más. Además hay que tener en cuenta que, en ciertas ocasiones, el equipo calienta más de lo que debería y esto genera un descenso significativo en la duración.

La duración no es mala, pero está lejos de otros equipos que pueden durar hasta 2 días y alcanzar hasta 9 o 10 hs de pantalla (por ejemplo el nuevo Poco F2 de Xiaomi), incluso siendo equipos de gama alta de 2019. Si usted es un usuario muy intensivo, el s10 tal vez no sea su mejor opción, incluso con todas las demás cualidades de este producto, sabiendo que éste es su único punto flaco.

Para mejorar la duración de batería, existen algunas opciones que pueden encontrarse dentro de cuidados del dispositivo en batería.

La primera se encuentra en modo de batería. Si seleccionamos el modo optimizado combinado con ahorro de batería adaptable, podremos ahorrar bastante batería de forma más inteligente. El modo optimizado permite lograr un equilibrio entre un buen rendimiento y un gasto de energía mas controlado, mientras que el ahorro de batería adaptable, define automáticamente el modo de la batería en función de sus patrones de uso a fin de ahorrar batería cuando no se necesita, sin cambiar la resolución de pantalla. Por lo tanto esta combinación, respetará la resolución de pantalla elegida, pero utilizando otras estrategias como la disminución de la velocidad del procesador para ahorrar energía.

Por su parte, si accedemos a administración de energía de aplicaciones, podremos optar por suspender las aplicaciones que menos usemos con la finalidad de ahorrar aún más batería. La opción que más recomendamos es la de aplicaciones en suspensión profunda. De esta forma, las aplicaciones que se encuentren en dicho estado, no gastarán nada de batería y sólo utilizarán recursos cuando se las abra. De alguna manera es como si no existieran hasta que se las ejecute. Debemos decir que, cada vez que el equipo actualice dichas aplicaciones, las mismas saldrán de la suspensión, por lo que deberemos volver a incorporarlas.

Asimismo, el s10 cuenta con “carga rápida” de 15W, que realmente se queda corta versus la competencia, incluso de años pasados, pero que, debido a que su batería no es tan grande, no demora más de 1 hora y media en totalizar la carga. También cuenta con carga inalámbrica de 15W y carga inalámbrica reversible de 9W (que nos permite cargar otros dispositivos).

Audio: otro apartado notable del equipo, con parlantes estéreo, auriculares AKG y un gran DAC

El galaxy s10 cuenta con doble altavoz estéreo, con tecnología Dolby Atmos, uno ubicado en la parte inferior y el otro en la parte superior de la pantalla, que funciona también para llamadas.

En primer lugar es un sonido muy alto, ampliamente superior a lo que podríamos encontrar hace unos años con los equipos de Samsung. En este caso, incluso tendremos que bajar el volumen más de una vez ya que hasta puede resultar molesto. En cuanto a la calidad en general, si bien no son los mejores altavoces que podemos encontrar a día de hoy, sí lo eran en 2019.

Teléfono Samsung S10+ apoyado con la pantalla hacia abajo sobre una superficie blanca. En la parte superior, se puede observar un estuche abierto que contiene los auriculares Galaxy.

Es un sonido con presencia de bajos, no suena enlatado en absoluto, ni tampoco distorsionado, y solo puede llegar a saturar en dos circunstancias: la primera es a volúmenes altos con los audios de whatsapp (en el parlante inferior), la segunda es escuchando alguna canción o video.

Destaca con música compatible con Dolby Atmos, los detalles y el efecto estéreo son realmente sorprendentes para un smartphone.

Los auriculares AKG que vienen en la caja, tienen una calidad destacable, con un cable robusto, el cual da la sensación de durabilidad. Las puntas de silicona, vienen en distintos tamaños. No son los auriculares que mejor calzan en nuestros oídos, y pueden llegar a caerse con el movimiento.

En cuanto a la calidad de audio, no llegan al nivel de unos Fiio F3, pero es de destacar que tampoco están demasiado lejos. Se nota que han sido mejorados sustancialmente respecto a la versión anterior (que venía en los s8 y s9) tan criticada en su momento por no contar con frecuencias bajas presentes. En este caso, se las puede percibir, con bastante control. Es un sonido bastante equilibrado, mayormente plano, no estridente y casi sin rastros de sibilancia. Tampoco son brillantes, por lo cual podremos disfrutar de escuchas largas sin molestias. Si queremos los Galaxy Buds, lamentablmente deberemos comprarlos por separado, aunque si no buscamos la comodidad que ofrecen al ser bluetooth, estaremos mas que bien con los que nos vienen en la caja.

En cuanto al DAC soporta UHQ de 32 bits y 384kHz y hasta DSD64 y 128, formatos difíciles de encontrar incluso en DACsyAMPs dedicados. El sonido que es capaz de ofrecer este DAC realmente es sorprendente para un smartphone, y es destacable sobre todo, teniendo en cuenta que a día de hoy la gran mayoría de celulares no cuenta con jack de 3.5 mm, que si posee el s10. Es importante destacar esto último ya que al colocar un adaptador, es posible perder algo de calidad.

Software: Android 10 con ONE UI 2.1, una combinación casi perfecta

Históricamente, las capas de personalización de los equipos de Samsung, no han tenido buena fama, sobre todo, por los problemas de lags, ralentizaciones, y escasa fluidez general del sistema, sobre todo en sus inicios con TouchWiz. Luego, con Samsung Experience, evolucionó con mejoras de estabilidad y agregados, disminuyendo el bloatware, aunque estéticamente seguía lejos de la experiencia stock de Android. Finalmente llegamos a ONE UI, que mejoró considerablemente desde el punto de vista estético y funcional, agregando opciones realmente útiles para el usuario.

Sin embargo, en las primeras versiones, tenía algunos problemas de optimización, que han sido solucionados en este última versión 2.1, que ahora combina una gran estética, funcionalidad y estabilidad, haciendo de ésta una de las mejores capas de personalización a día de hoy, cerca de la perfecta capa de OnePlus.

Las posibilidades que ofrece esta capa son innumerables. Comencemos por Samsung DeX. Esta es una funcionalidad que permite realizar tareas varias entre dispositivos, con solo conectar por medio de un cable USB el Galaxy a un monitor o TV para verlo en la pantalla grande.

Por el lado de la pantalla, podemos cambiar entre 3 tipos de resoluciones diferentes, mejorar la sensibilidad táctil y acceder a una protección contra toques accidentales. Además pantalla Edge, nos permite acceder a distintas aplicaciones haciendo un swipe desde los costados, e iluminación Edge enciende la pantalla al recibir las notificaciones mostrando una previsualización y diversos efectos de luces.

Si bien podremos acceder a la pantalla con un doble toque, también podremos, mediante la funcionalidad Always On Display, tener la posibilidad de acceder por medio de un solo toque en la pantalla a la hora, la fecha y demás información que otorga el sistema, en algo similar a una pantalla de bloqueo. Por supuesto podremos mantener esta información todo el tiempo activa pero considerar que el gasto de batería es muy superior. También contamos con una función para poder grabar el contenido que estamos viendo.

Solo destacar que hemos notado un pequeño bug en el modo de iluminación Edge con whatsapp, ya que en algunas ocasiones, se ha quedado en pantalla el mensaje de acceso al mismo, algo que podría generar un quemado de pantalla si queda por mucho tiempo.

Podemos tener acceso a diferentes temas, fondos de pantalla e incluso podremos optar por cambiar los iconos que vienen de fábrica.

Asimismo, contamos con Bixby, un asistente virtual con el que podemos interactuar y consultar información, accediendo directamente por un botón dedicado ubicado en el lateral izquierdo. Sinceramente no es un asistente suficientemente bien desarrollado y que podamos recomendar usar, más aún cuando contamos con el asistente de Google. Sobre todo ya que podemos acceder a este último mediante un comando de voz incluso con la pantalla apagada, algo que nos encanta. Respecto al botón bixby, saber que se puede configurar para poder cambiar su funcionalidad, es decir, podremos elegir una aplicación (la que nosotros queramos) para acceder a ella tan solo con presionar una vez este último. En nuestro caso tenemos configurado con un toque acceder a la Gcam y con doble toque en el botón de desbloqueo acceder a la aplicación stock de cámara.

Entre otras funciones:

  • Quick Share: permite que las personas envíen archivos a nuestro equipo.
  • Music Share: permite que nuestros amigos reproduzcan música en un altavoz bluetooth.
  • Levantar para activar: en la cual la pantalla se enciende al levantar el teléfono.
  • Fijación inteligente: la pantalla no se apaga mientras se la mira.
  • Silenciador rápido: silencia las llamadas y las alarmas mediante uso de gestos.
  • Alerta inteligente: el telefono vibrará cuando se lo tome después de haber perdido llamadas o recibido mensajes.

Cámaras: gran versatilidad y funcionalidad con muy buena calidad de imagen

El galaxy s10 cuenta con 3 cámaras traseras y una delantera, ubicada en el margen superior derecho.

A continuación enumeramos las especificaciones técnicas de cada uno de los sensores y sus respectivos resultados.

Sensor principal trasero: cuenta con una resolución de 12 MP, con apertura focal variable f/1.5-2.4, distancia focal 26mm (wide), de tamaño de sensor 1/2.55″, y pixeles de 1.4µm, con tecnología Dual Pixel PDAF, y estabilización óptica de imagen.

El sensor principal es el mismo de las últimas generaciones, es decir, s7, s8 y s9. Samsung ha mejorado y maximizado las posibilidades del hardware del mismo mediante el software, pero creemos que hace tiempo este sensor ha tocado techo. La calidad de las fotos es buena, pero no llega a estar entre las mejores, incluso si las comparamos contra las del 2019.

El lector podrá ver más ejemplos de fotos, en comparación con los otros sensores que iremos detallando a continuación. Respecto a los resultados obtenidos, lo más cuestionable, es el procesado que eligió Samsung; sobre todo, en el cielo, se aprecian algunos parches de colores cuando agrandamos (realizamos un crop), algo que puede resultar extraño en la marca. Pero es de destacar que debemos buscarlo y no se suele apreciar tan claramente en otras escenas. El detalle es correcto, nos hubiese gustado que sea superior, que se aprecie una mejor definición.

El rango dinámico es algo mejor del que se venía manejando en los últimos años, pero sigue estando algo lejos (siempre considerando que este es un equipo de gama super alta). En el ejemplo, se aprecia que, a contraluz, el sensor realiza un trabajo bastante bueno, conservando en general la calidad de la foto, aunque se puede apreciar cierta pérdida de nitidez en las ramas de los árboles por ejemplo y una subexpocisión en los troncos. Con respecto al balance de blancos, estamos muy satisfechos, al igual que la ciencia de colores que ha utilizado Samsung, y que como veremos mas adelante, es la misma que el resto de los sensores.

Debemos mencionar también que la cámara cuenta con inteligencia artificial, mediante el optimizador de escenas. Se observa una mejora sustancial, con colores más saturados, especialmente al tomar la foto de un plato de comida, por lo tanto recomendamos mantener la opción activada como vemos a continuación. Aquí vemos un ejemplo con el optimizador activado, a la derecha.

Por último destacar la importancia de la apertura variable en cuanto a las fotografías diurnas. En este caso se utiliza la apertura f2.4 para lograr mejor nitidez en un objeto capturado a poca distancia del lente y un menor desenfoque. Por su parte, si optamos por una apertura f1.5 notaremos un fondo más desenfocado, lo cual puede lograr una foto más artística, pero con menor nitidez en el objeto principal. También podría ser muy útil en caso de considerar una retrato a una persona en donde se busca que el sujeto esté en foco y el fondo “borroso”.

Este efecto desenfoque es debido a que la profundidad de campo es menor a medida que la apertura aumenta (es decir, el número es más pequeño, en este caso f1.5).

Sabiendo esto, si disminuimos la apertura focal (es decir, aumentamos el número a f2.4) podremos lograr mejores resultados en una fotografía de paisaje, ya que una mayor parte de la escena estará enfocada respecto a una apertura mayor.

Todo esto lo podemos ver claramente en el siguiente ejemplo obtenido con el modo pro, con distintos tiempos de exposición para lograr una imagen con iluminación similar, donde se ve el objeto (una flor artificial) mejor definido en la imagen izquierda (f2.4), y menor definido en la derecha (f1.5) pero con el fondo más desenfocado en este último.

Sensor ultra gran angular: posee con una resolución de 16 MP, con apertura focal f/2.2, distancia focal 12mm (ultrawide), de tamaño de sensor 1/3.1″, y pixeles de 1.0µm.

Analizando los resultados obtenidos con este sensor podemos decir que son muy buenos, sobre todo considerando que no suelen estar a la altura de los sensores principales y que la calidad en otras marcas deja que desear en algunos casos.

En particular, el sensor gran angular del S10, presenta un balance de blancos acertado, con un rango dinámico que si bien es inferior al del sensor principal es más que correcto. Notamos que en las esquinas se aprecia cierta distorsión (clásica de estos sensores) y una pérdida de calidad general con un aumento de ruido sobre esos sectores. Podemos disminuir este efecto de distorsión en las opciones de configuración de cámara, aunque aún con ésta activada el problema continúa apreciándose.

Sensor telefoto (zoom 2x): su resolución es de 12 MP, con apertura focal f/2.4, y distancia focal 52mm (telephoto), de tamaño 1/3.6″, y pixeles de 1.0µm, con tecnología AF y estabilización óptica de imagen.

Las fotos con este sensor nos gustó mucho, y es sin dudas uno de los puntos fuertes entre todos sus sensores, sobre todo considerando que, al tener 12MP, podemos realizar un zoom, y mantener la calidad sin pérdida. Dicho de otro modo, podemos llegar hasta un zoom 4x con excelentes resultados, incluso hasta un 5x. A partir de los 6 aumentos, ya notaremos pérdida y a 10x, el máximo que permite el software, ya se verá la foto bastante pixelada, aunque según para qué situación aún podría ser de cierta utilidad.

Como vemos en el siguiente ejemplo (1x, 2x, 4x,10x) los resultados son excelentes hasta el zoom 4x y si bien a 10x se observa una clara pérdida de calidad y pixelado, sigue siendo una foto aceptable y al uso, sin exceso de procesado.

A continuación veamos un ejemplo de una fotografía tomada con el telefoto, con aumentos en 2x, 4x, 5x respectivamente.

Sigamos con ejemplos de una misma escena capturada con los 3 sensores (gran angular, sensor principal, telefoto).

En estos ejemplos podemos observar las fotografías a un mismo paisaje obtenidas con los 3 sensores. Notamos que la ciencia de colores se mantiene bastante fiel si las comparamos entre sí.

Veamos ahora una fotografía macro utilizando el sensor principal (izquierda) y telefoto (derecha).

Las imágenes macro obtienen un muy buen de detalle, con una excelente reproducción de colores, un contraste correcto, mejorando incluso la experiencia utilizando el sensor telefoto.

Resultados de fotos en la noche, a la derecha el modo noche activado con el sensor principal:

En primer lugar debemos destacar que la calidad de imagen lograda por el sensor sin el modo noche, ya es destacable. Esto es debido principalmente a una característica heredada del Galaxy s9 qué es la apertura variable, que por cierto ha perdido el nuevo S20. La gran apertura focal f1.5, que se activa en modo automático al percibir poca luz ambiente, permite ingresar mucha más luz respecto de muchos otros sensores sin la necesidad de aumentar demasiado el iso, lo que repercute en una imagen más luminosa y con menor nivel de ruido.

No obstante el ruido en la fotografía es apreciable (absolutamente normal) pero controlado, mientras que la iluminación es adecuada, logrando bastante detalle, dentro de lo que cabe para una escena tan complicada, en la que todos los teléfonos sufren en mayor o menor medida. El rey indiscutido, sin considerar un modo noche, es el P40 pro que, con su filtro RYYB, logra unos resultados increíbles con muy poca luz, sin requerir ningún tipo de modo noche. Recordar que el P30pro, ya contaba con esta tecnología, y posee unos resultados muy similares a los de la nueva generación. Por lo que al comparar equipos de la misma generación, este s10 quedaría por detrás, insistimos, si consideramos la foto sin modo noche.

Si, analizamos ahora el modo nocturno los resultados son excelentes. El contraste mejora a tal punto en el que los carteles que salían sobreexpuestos, ahora pueden ser totalmente legibles, la luz en farolas es mas controlada, la iluminación aumenta permitiendo que objetos o ciertas partes de la foto ahora puedan ser identificadas, controlando mucho mas el nivel de ruido, haciendo de ésta una fotografía mas limpia. Debemos decir incluso que estas fotos no tienen nada que envidiarle a las obtenidas con equipos de gama alta de 2020. Gran trabajo de Samsung.

Veamos ahora un ejemplo con el sensor gran angular:

En cuanto a los resultados obtenidos con el sensor gran angular, debemos decir que a priori ya son muy superiores a otros equipos, incluso si lo comparamos contra el iphone 11. Con el modo noche mejora un poco más, pero no es tan notable como lo que se observa en el sensor principal.

Con respecto al sensor telefoto de noche, Samsung decidió no utilizarlo debido a que su apertura es f2.4, y para ellos resulta insuficiente para obtener un buen resultado. Por contra, realizan un crop de la fotografía con el sensor principal que es más luminoso, pero claramente no se obtienen tan buenos resultados. Es análogo a obtener una foto con el sensor principal y “estirarlo” en edición.

GCAM VS STOCK

Sí, a pesar de que ésta es la versión del S10 con Exynos, es posible encontrar algunos port de Gcam, aunque no siempre se puede utilizar todas sus funciones, ni logran alcanzar el nivel que podríamos encontrar en la versión Snapdragon. En este caso es el de ZGcam.

Los resultados no siempre son mejores con la Gcam respecto a la camara stock. Pero sí, podremos decir que son superiores en algunos casos en donde existe un fuerte contraste en la escena. El rango dinámico en las fotos obtenidas con Gcam logra retener cierta información, por ejemplo, en las nubes en el siguiente ejemplo. El problema es que el resto de la foto sale bastante subexpuesta, perdiendo información en otras zonas, como por ejemplo en las casas que están ubicadas en el sector izquierdo de la foto.

En el segundo caso, se aprecia otra segunda característica, que es un balance de blancos más frío, respecto a las obtenidas en la Stock. De noche los resultados son mejores con el modo noche de Samsung.

Por lo tanto, no creemos que en este caso sea tan diferencial y justificable el utilizar la cámara de Google, al menos con las versiones disponibles a día de hoy en ONE UI 2.1, ya que por el momento en general sigue siendo superior la experiencia con la cámara stock.

En cuanto a la grabación de video alcanza 4K a 60fps, 4K a 30fps con la posibilidad de activar el HDR10+, 1080p a 30/60/240fps y ultra cámara lenta de 720p a 960fps.

La calidad de video obtenida con el s10, en todos sus sensores es de las mejores que podemos encontrar en el mercado, sobre todo en 4k a 60fps, se logra una nitidez muy elevada. Si optamos por grabar en FHD, veremos que no hay tanta diferencia contra el 4k, como sucede en otras marcas. Incluso estando por encima de los resultados de la fotografía. Pero no sólo la calidad, sino la estabilización óptica logra elevar el resultado final. No llega a ser tan buena como la de los nuevos iphones, pero está cerca.

Sensor delantero: cuenta con resolución de 10 MP, apertura focal f/1.9, distancia focal de 26mm (wide), tamaño de sensor de 1/3″, con píxeles de 1.22µm, y tecnología Dual Pixel PDAF.

En cuanto a la calidad del Selfie nos ha gustado bastante en general. Se aprecia un muy buen nivel de detalle incluso en interiores, con una excelente reproducción de colores un correcto rango dinámico y un muy buen angular. Mencionar que se puede optar por un modo de mayor angular.

Gracias a la última actualización, el s10 permite grabar a 4k a 60 fps con la cámara delantera, algo que el usuario seguramente agradecerá, aunque debemos decir que debe mejorar, debido a problemas de autofoco.

Conclusión

El galaxy s10 es un magnífico producto, que si bien corresponde a la gama alta del 2019, es posible que sea la compra más inteligente en este 2020 teniendo en cuenta todas las mejoras recibidas a partir de la actualización a ONE UI 2.1, y especialmente por el precio actual entre 500 y 600 dólares, en comparación con los gama alta de este año, especialmente Samsung con sus s20 partiendo de más de 900 dólares.

Es un equipo muy equilibrado, donde el punto más “negativo” es sin dudas su batería, ya que sin ser mala, se encuentra lejos de lo que puede ofrecer la competencia; cumple pero no destaca como el resto de sus apartados.

Destaca en sus apartados multimedia, es decir, una excelente pantalla y un audio de alta fidelidad, conservando el jack de 3.5mm. El diseño sigue estando a la vanguardia con agujerito en pantalla, resistencia al agua y al polvo, con colores muy bien elegidos, resaltando el verde y el azul.

Cuenta con una de las mejores alternativas en cuanto a conectividad, y gran versatilidad de cámaras, con gran angular y teleobjetivo, mejorando su performance en el apartado nocturno gracias a un modo dedicado, manteniendo las virtudes que ofrece la apertura variable y destacando con una gran calidad de video 4k a 60 fps tanto en la cámara trasera como la frontal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Coronavirus
Cerrar
Cerrar