Juegos

Review Creaks: un poco de Allan Poe, otro poco de Burton


La desarrolladora checa Amanita Design, creadora de los clásicos indies Machinarium y Samorost, lanzó Creaks, un clásico puzle lineal que nos sumerge en un mundo tan tétrico como bello, donde se combina a personajes que podrían ser sacados de una historia de Edgar Allan Poe con la estética de Tim Burton.

Creaks ya se encuentra disponible para PC, PS4, Xbox One y Switch.

What the hell I’m doing here? (I don’t belong here)

Todo parecía indicar que iba a ser otra noche monótona en la vida de nuestro protagonista, pero un foco de luz decidió cambiar su suerte. Luego de luchar porque éste se mantenga prendido para poder seguir leyendo, y tras un extraño suceso, termina descubriendo en una de las paredes de su habitación el pasaje hacia un mundo subterráneo. Inundado por la curiosidad, el joven anónimo se abre paso hacia este extraño lugar y termina dentro de un castillo rodeado de seres extraños y una criatura que amenaza con destruirlo todo.

Creaks es una historia sin el más mínimo diálogo, por lo que dependeremos de las cinemáticas que se presentan a medida que vayamos avanzando para poder entender un poco qué es lo que está sucediendo en este extraño lugar. La trama se va construyendo a través de las interacciones gesticuladas entre (o con) los hombres pájaros.

En rasgos generales es una historia más bien sencilla, pero la forma en la que está narrada -y por ende las decenas de incógnitas que esto ocasiona- nos atrapa de lleno, haciendo que queramos llegar sí o sí hacia le final del castillo para lograr comprender de una vez por todas qué es este extraño lugar y qué es lo que esta pasando.

A romperse un rato el coco

Creaks es un clásico puzle de avance lineal. Nuestro motor principal para abrirnos paso entre estos “rompe cabezas” es llegar a entender dónde estamos y qué está pasando. Básicamente cada habitación de este castillo es un puzle en sí, el cual debemos resolver para poder avanzar hacia la siguiente, y así sucesivamente. Claro que no todo es tan sencillo como suena. Muchos de estos puzles nos tendrán varios minutos atrapados en la habitación hasta comprender cómo avanzar.
En un comienzo, los puzles a resolver serán más que sencillos: básicamente no van más allá de presionar plataformas y/o activar interruptores de luz. Con el pasar de las habitaciones llegarán los tan ansiados enemigos, aquellos que, obviamente, añadirán una dificultad adicional. Al principio simplemente debemos huir de ellos, luego comprendemos algo vital: su miedo a los focos de luz. Si estamos bajo uno de ellos no podrán atacarnos, si logramos que sean ellos quienes queden bajo el foco, se convertirán en algún tipo de mueble.

A lo largo de la aventura nos encontraremos con diversos tipos de enemigos (como perros mecánicos, medusas o seres que imitan nuestros movimientos). Estos seres se irán presentando de una manera paulatina, haciendo que la dificultad general del juego se dé de una manera progresiva. Comprender el patrón de cada uno de ellos será la clave para manipularlos a nuestro antojo y así conseguir avanzar. El agregado de estos enemigos y de nuevas mecánicas serán claves para que la experiencia no resulte reiterativa.

Tétrico, sombrío, inquietante, pero extremadamente bello

Creaks impacta de lleno desde lo visual. Es el clásico ejemplo de lo que “entra por los ojos”. Con una estética tan bella como tétrica, estos gráficos pintados a mano nos rememoran directo al arte de los clásicos animados de Tim Burton. Dentro del castillo nos encontraremos con diversidad de habitaciones, cada una de ellas repletas de detalles exquisitos para la vista. Resulta imposible no sentirse atraído por este extraño mundo y todo lo que conlleva.

Su apartado sonoro no se queda atrás. La banda sonora es un elemento clave para sumergirnos de lleno en este sombrío lugar. No hace falta un diálogo explícito entre sus personajes. La combinación de ruidos es precisa, exacta, para contextualizarnos en todo momento. El sonido ambiente se adapta a lo que acontece en pantalla, anticipándonos que estamos en el camino correcto para resolver el puzle.

Requisitos mínimo: Windows 7 (64-bit) o superior – Procesador 2 GHz Intel i5 o superior – Memoria: 4 GB de RAM – Gráficos: DirectX 11 compatible GPU – Almacenamiento: 5 GB de espacio disponible.

Requisitos recomendados: Windows 10 (64-bit) – Procesador: Procesador: 2 GHz Intel i5 o superior – Memoria: 4 GB de RAM – DirectX 11 compatible GPU – Almacenamiento: 5 GB de espacio disponible

Conclusión

Creaks es un puzle clásico por donde se lo mire. No presenta cambios, no es innovador. Sin embargo, logra sentirse moderno. Los puzles en cuestión no son particularmente difíciles, pero más de uno nos tendrá varios minutos trabados pensando en cómo avanzar.

La variedad de enemigos y de nuevas mecánicas que se presentan a medida que avanzamos hacen que la experiencia no resulte reiterativa. Impacta, sobre todo, por su belleza desde lo visual.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Coronavirus
Cerrar
Cerrar