Juegos

Los videojuegos en el cine: una relación de amor y odio


TTS Demo

En ContraGolpe estuvimos charlando sobre el paso de los videojuegos en el cine. Una relación con 30 años de pruebas y errores.

Como paso entre la literatura, el teatro y el cine. Los videojuegos también han sido fuente de inspiración para las películas. Su vinculo ahora es muy fuerte; aunque su público se divide.

Están aquellos que disfrutan una película o una serie sea cual sea su material de origen; y estan los otros que son fanáticos de la versión gaming y ven como su experiencia es cambiada, alterada o destruida en la pantalla grande.

El cine tuvo una serie de idas y venidas con los videojuegos pero todo comenzó en los 90; en el pleno éxito de las consolas de 8 y 16 bits. Los íconos populares de los videojuegos eran tan o más importantes que otros por ejemplo los comics (que hace 10 años son ahora el furor). Por eso, en ese momento no era una mala idea para los productores invertir en algunas adaptaciones libres de franquicias como la extraña Super Mario Bros (1993), Street Fighter (1994) con Jean-Claude Van Damme, Double Dragon (1994) o Mortal Kombat (1997).

Claro que ver estas primeras versiones tan libres suena hoy un poco descabellado; pero la verdad es que son parte de la cultura popular. Y si somos sinceros, ninguno de los juegos de los 90 se tomaba tan en serio su argumento; así que los directores y guionistas tenían que ir inventando en la marcha.

A partir del nuevo siglo la cosa fue extraña. Había muchas franquicias conocidas por los gamers pero no tanto por la gente que miraba películas. Por eso algunas funcionaron y otras es mejor olvidarlas. En esta última categoría podríamos incluir adaptaciones de The House of the Dead, Alone in the Dark o DOOM (con Dwayne "La Roca" Johnson).

Claro que otras si funcionaron y tuvieron su "público" como la decena de películas de Resident Evil con Milla Jovovich o la versión de Lara Croft con Angelina Jolie en Tomb Raider (2001). Estas parecían saber lo que estaban haciendo y entender a quien estaban dirigidas. Claro que si las vemos hoy en día han cambiado mucho y por eso hay remakes o nuevas versiones de ambas franquicias para un público de la generación actual.

Con la vorágine de las grandes productoras de Hollywood intentando armar sagas de lo que sea. Su apuesta siempre era seguir los pasos de Resident Evil. Y con esto intento crear un negocio adaptando videojuegos como Hitman (2007), Prince of Persia (2010), Assassin’s Creed (2016) o Warcraft: El origen (2016); esta última con intenciones de hacer una trilogía de fantasía épica.

¿Qué pasa en esta nueva forma de ver cine y series con plataformas digitales?. Los videojuegos hoy son una industria tan o más grande que el séptimo arte. Mueve millones de fanáticos. Entonces los responsables de llevar estas franquicias tienen más presión y sus productos son un poco "más fieles".

Vimos éxitos rotundos en Netflix con The Witcher y League of Legends: Arcane.

Otros han armado versiones libres pero manteniendo el espíritu de la saga como por ejemplo Detective Pikachu (2019) o las dos películas de Sonic (2020).

¿Qué nos depara el futuro?. Mario estará de vuelta a fin de año pero animado y con los creadores de Minions. También tenemos una adaptación de Borderlands con un gran elenco que esperemos respete su loca esencia. El éxito de Minecraft también lo veremos en la pantalla grande. ¿Y las series?. Todos miran con atención la adaptación de The Last of Us con Pedro Pascal (The Mandalorian) o Fallout; de la cual todavía no sabemos mucho.

Deja un comentario

Botón volver arriba