Salud

La suspensión de las clases es para salvar vidas

El jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero, advirtió que la suspensión de las clases presenciales en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) era una medida para salvar vidas y no en contra de alguien. 

En diálogo con los medios La Red y TN, Cafiero aseguró que el fallo del procurador Eduardo Casal, que había documentado el cierre de los colegios en el AMBA como inconstitucional, no era vinculante con lo que dictaminara la Corte Suprema de Justicia. Asimismo, afirmó que el debate se había embarrado y había perdido claridad. 

Hoy por la mañana, tras reuniones con todas las autoridades de las 24 jurisdicciones del país, el presidente Alberto Fernández dividió al país en zonas de bajo, medio y alto riesgo, y de alerta epidemiológica, entre las que estaba la Ciudad de Buenos Aires. En los lugares de alarma suspendió la circulación desde las 20 hasta las 6, los recintos escolares, las reuniones sociales en lugares cerrados y las actividades al aire libre con más de 10 personas. Además, Fernández estableció que los locales gastronómicos podrán abrir hasta las 19 y solo atenderán en ambientes abiertos. 

En consecuencia, a las 17, hablará en conferencia de prensa el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Tras las medidas anteriores, que también anulaban la estadía en las aulas, Larreta le solicitó a la Corte que evaluara la constitucionalidad del decreto de necesidad y urgencia (DNU). Luego, pese a que un fallo de la Justicia Federal había derogado a otro de la Cámara de Apelaciones local que habilitaba la apertura de los institutos, el alcalde metropolitano confirmó que los establecimientos continuarían como venían hasta que el máximo tribunal se expidiera. 

En respuesta, Fernández advirtió que la Ciudad había vacunado al 14% de sus docentes y que los casos de coronavirus habían aumentado en un 200% en personas de entre 0 y 19 años. También reprodujo en su Twitter los discursos de la legisladora Lorena Pokoik, que acusó al gobernante porteño de haber cometido el delito de desobediencia, y del vicepresidente del Banco Nación, Matías Tombolini, quien destacó que la Ciudad gobernaba con «bronca». 

En contraposición, Larreta remarcó que el Gobierno había prometido que llegarían 10.000.000 de vacunas en febrero y que, con esa cantidad, el distrito hubiera terminado de inmunizar a los maestros. 

En las últimas 24 horas, la Capital reportó 2.835 casos y 68 fallecidos por COVID-19. Sumó 336.975 positivos y 8.066 muertos desde el comienzo de la pandemia. La ocupación de camas graves de terapia intensiva se ubicó en el 86,2%. También, se testearon 16.087 personas, lo que dio una contagiosidad del 29,4%. Además, el Monitor Público de Vacunación informó que de las 824.557 dosis recibidas, la Ciudad había aplicado 776.844. Por su parte, la cuenta de Twitter Cuántas Vacunas, que transforma los datos oficiales a porcentajes, registró que el municipio había inoculado al 20% de su población. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Coronavirus