Fútbol

El Superclásico fue de River

El millonario venció a Boca 2 a 1, en el Monumental.

RIver Plate se quedó con los tres puntos, en un encuentro que siempre tiene ingredientes extra (en este caso lo fue por la vuelta del público a los estadios) la supremacía de los de Gallardo la vimos en casi todo el partido, pero es justo mencionar que a los 15 minutos de la primera parte todo cambió.

Marcos Rojo fue amonestado a los 13 minutos, por cortar la carrera de Braian Romero, en mitad de cancha, la amarilla mostrada por Rapallini pareció justa, porque nunca estuvo cerca de llegar al balón. Lo que si se puede discutir es lo que pasó apenas 2 minutos después, otra falta de Rojo mas cerca de su área, esta vez sobre Palavecino y el juez le mostró la segunda amonestación, por eso se fue expulsado. La infracción no está en discusión, si es debatible si era para amarilla, lo que no se discute tampoco es la inocencia de Rojo de cometer esa falta (al límite) tan cerca en el tiempo de la primera.

Diez minutos después llegó la apertura del marcador, Julián Álvarez remató desde afuera del área, detrás de la medialuna, sorpresivamente es cierto, pero al medio del arco y Rossi no reaccionó a tiempo, quedando enredado en una imagen que se repetirá mil veces, River ya ganaba 1 a 0, pero iba por más. Consiguió el segundo gol en un momento clave, al cierre del primer tiempo.  Buen pase de Casco para Simón (el nuevo pollo del muñeco) centro y gol de Álvarez nuevamente. El duelo estaba terminado. Aunque restara todo el segundo tiempo.

En el complemento no hubo incidencias, los de Nuñez manejaron la pelota a su gusto, Boca no inquietó jamás, salvo en la última jugada del match, tras un córner Zambrano de cabeza marcó el 1-2. Injusto por lo que vimos, pero solo sirvió para la estadística. RIver se consolidó en la lucha por el campeonato, quedó puntero hasta que juegue Talleres, mientras que Boca se va con dudas, sobres cual es el once titular, y Battaglia sabe que es mejor apuntar a ganar la Copa Argentina, porque del campeonato ya se despidió.

Párrafo aparte para la vergüenza que todos vimos, si bien solo estaba permitido el ingreso de 36000 personas (50 % de aforo) este número fue ampliamente superado, se estima que ingresaron 54000 espectadores, un despropósito, del que seguro no habrá responsables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Coronavirus