Internacional

Chile eligió dejar atrás la Constitución de Pinochet

El referéndum para reformar la Constitución heredada de la dictadura dio como resultado que cerca del 80% de los chilenos están a favor de la reforma bajo la modalidad de Convención Constitucional, con la totalidad de los miembros elegibles por voto popular.

En una jornada histórica el pueblo de Chile decidió, plebiscito mediante, cambiar la Constitución que rige en el país trasandino desde la última dictadura impuesta por Augusto Pinochet.

A pocas horas del cierre de las mesas, en la plaza Italia, de Santiago, que fuera el epicentro de las manifestaciones masivas y la represión, miles de personas se convocaron para festejar el triunfo del “Apruebo” con un 80% de los votos, contra el “Rechazo”, que proponía continuar con la vigente Carta Magna chilena.

De la totalidad de los votos a favor de la reforma constitucional el 79% se posicionó a favor de que el proceso se encuadre dentro de la modalidad de Convención Constituyente, que prevé la elección de la totalidad de los miembros por voto popular.

El plebiscito se llevo adelante a un año de la mayor movilización realizada en democracia, en la cual participaron 1.2 millones de personas que manifestaron su descontento social acumulado por décadas de asimetrías sociales y económicas del modelo liberal chileno.

«A un año del estallido social es la primera oportunidad real que tenemos para hacer los cambios necesarios para mejorar la salud, la educación; para tener una sociedad más igualitaria», dijo Pilar Matus, una profesora de 47 años explicando los resultados.             

En tanto, en Argentina, el recuento de los votos de chilenos en el exterior, reflejó un apoyo del 87% para la reforma constitucional, superior incluso al logrado en territorio chileno. Al mismo tiempo, el 82% votó para que la nueva Carta Magna sea redactada bajo modalidad de Convención Constitucional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Coronavirus